El Sapo

sapo-1a.jpg (15003 bytes)

Hábitat

Los sapos como las ranas viven tanto en el agua como en la tierra.

Los humedales templados o tropicales de agua dulce son el hábitat ideal para los anfibios. Ranas, sapos, salamandras y tritones disfrutan en este entorno acuático y terrestre a la vez. Muy pocos anfibios pueden vivir en los hábitats de agua salada, ya que su piel es muy permeable.

Los sapos, en cambio, tienen la piel verrugosa y viven generalmente en cuevas hechas en la tierra, en lugares oscuros y húmedos. Se encuentra en regiones tropicales.

Se encuentra en Centroamérica y América del Sur.

Nacimiento y reproducción

Estos anfibios nacen en el agua y, a medida que crecen sufren cambios muy importantes en su cuerpo, hasta que después de varias semanas, pueden vivir fuera del agua. Este proceso, al igual que el de los insectos como las mariposas, se conoce como metamorfosis.

En primavera las hembras ponen sus numerosos huevos en estanques en forma de cadenas gelatinosas de hasta 1,2m. de longitud.

La hembra pone, en el fondo de las charcas, varios miles de huevos rodeados de sustancias gelatinosas, en forma de cordones.

Alimentación

Las larvas llamadas renacuajos pueden filtrar plancton o comer plantas y restos animales. Las patas traseras son fuertes y le permiten saltar en busca de insectos.

Come insectos, gusanos y roedores pequeños.

Los adultos se alimentan sobre todo de insectos y lombrices.

Crecimiento y evolución

En la metamorfosis los renacuajos pierden el pico, la cola y las branquias, y adquieren las extremidades, los pulmones y en algunas especies los dientes.

Respiración

Respira a través de la piel, que cambia periódicamente. La mayoría de los anfibios tiene la piel húmeda sin pelo ni escamas una característica que le permite la respiración cutánea.

Características del animal

Anfibio de la familia de los bufonidos que se caracteriza por su gran tamaño. Puede llegar a medir 25cm. Es de color pardo, con puntos prominentes, oscuros o rojizos, que denotan la presencia de glándulas venenosas. Estas se acumulan a ambos lados del cuello; constituyen las glándulas paratoideas muy prominentes. Es de aspecto rechoncho, andador y salta solo unas cuatro veces su longitud. Como el resto de los sapos verdaderos no tiene dientes.

Algunas razas

Sapo Marino

Sapo Parteroel


 
Ranas    Generalidades

 Página del Colegio

Si no ve el Menú de la izquierda pulse aquí
www.tizaypc.com